Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2012

MI ABUELA Y LA SOLUCIÓN A LA CRISIS. O DE CUANDO EL REMEDIO MATA AL PACIENTE.

RECORTES es la solución que nuestros políticos, lo cuál me lleva a pensar qué vaya usted a saber dónde han aprendido o quién les ha enseñado economía, aplican como solución a una situación de crisis ¿financiera? ¿económica? ¿de confianza? ¿etc.?, ¿etc.?... los RECORTES.

Si esto de la economía la hubiese llevado mi abuela que con dificultades escribía su nombre en un papel, seguramente lo hubiera hecho mejor.

Mi abuela sabía por experiencia que cuando se tenía más comida, esta se guardaba, bien salándola, ahumándola, haciendo escabeche, conserva en aceite, embutidos, etc.. A mi abuela nunca se le hubiera ocurrido cuando se mataba el cerdo, comérselo todo y además ya que había mucho cerdo, pedirle prestado medio cerdo más al vecino también para comérselo.

Mi abuela, podía pedir prestado cuando se quedaba sin recursos, pero nunca lo hacia para poderse dar un gran atracón cuando ya disponía de comida. Vaya, que mi abuela y John Maynard Keynes, al cual no conocía ni del que tenía ninguna referencia, pensaban lo mismo: Se ha de ahorrar y recortar en tiempos de “vacas gordas” para poderlo aplicar cuando se necesite en tiempos de “vacas flacas”.

Nuestros políticos no le han hecho caso a mi abuela y tampoco a Keynes. Cuando los ingresos del estado superaban las necesidades de gasto, en vez de ahorrar gastaban más, y ahora que estamos pasando hambre, resulta que piensan en comer menos para solucionar el problema.

Creo que mi abuela pensaría que no comer es un mal remedio para la desnutrición...

...y en esto de la economía mi abuela está más cerca de Keynes que nuestros políticos.