Páginas vistas en total

miércoles, 7 de diciembre de 2011

DEJAR DE HACER PARA MEJORAR.

Existe una fábula sobre leñadores en múltiples versiones, el leñador que va a buscar trabajo, el leñador joven y el leñador viejo, el campeonato de leñadores. Muchos de los lectores supongo que la conocerán pero no he podido abstraerme de citarla en estos tiempos donde parece ser que “hemos de hacer” como sea y que la velocidad es altamente necesaria para el cumplimiento de objetivos.

La versión de la fábula que les escribo es la de Joseph O´Connor y Robin Prior que se encuentra en su libro: “La Venta con PNL”:

En Canadá se celebró un campeonato mundial de leñadores. Los dos finalistas eran acérrimos enemigos. A cada uno se adjudicó una zona igual de bosque y empezaron a talar al mismo tiempo. Al cabo de una hora, el leñador Joe oyó que el leñador Fred dejaba de cortar. Así pues, se puso a talar con mayor energía para aprovechar aquella pausa de su competidor. Transcurridos diez minutos, Fred empezó de nuevo.

Durante las cinco horas que duró la competición, Fred hizo una pausa a cada hora. Joe lógicamente, creía que había ganado, y con una apreciable diferencia; después de todo, él mismo había oído que Fred descansaba diez minutos a cada hora. Para su gran sorpresa, cuando se realizó el recuento final quedó claro que Joe había perdido. Despechado y desilusionado, fue en busca de Fred para pedirle una explicación, y le preguntó cómo se las había arreglado para talar tantos árboles y, además, detenerse a descansar a cada hora.

Fred contestó:

“No descansaba, sólo estaba afilando el hacha”

No hay comentarios:

Publicar un comentario