Páginas vistas en total

jueves, 20 de octubre de 2011

¿PORQUÉ NO ESTOY A FAVOR DEL COPAGO?

En los años 70, se hizo en los EEUU (que parece que es donde se hace de todo) el experimento más famoso y costoso de economía de la salud: El Health Insurance Experiment que se realizó entre 1975 y 1982. Al  frente del experimento se situó a un prestigioso economista: Joseph Newhouse de la Universidad de Harvard. (lo encontraréis como experimento de la RAND, ya que esta fué quién lo financió).

Hay muchas publicaciones relacionadas con el experimento, pero posiblemente la más útil sea la de 1993 "Free for All? Lessons from the RAND Health Insurance Experiment "


El estudio se realizó en más de 2.700 familias asignadas aleatoriamente a 5 seguros médicos. Tenían en cuenta un techo; que la póliza no superara 1000 dólares al año o entre el 5 y el 15% de la renta (el más bajo de los dos).


En uno de los planes había copago y por lo tanto sirvió para analizar la disminución de la demanda en relación a este.


El estudio llegó a las siguientes conclusiones en realción al copago:


1. El precio y los mecanismos de participación en costes tienen efecto sobre la reducción del consumo sanitario. Por ejemplo el copago del 25% disminuía en un 18% el coste de la atención sanitaria.


2. Hay diferencias de elasticidad entre servicios, se reduce más la demanda extrahospitalaria que la hospitalaria y la de servicios preventivos que la de agudos o crónicos.


3. La elasticidad de la demanda era mayor en el caso de los más pobres. Y extraía una conclusión que decía que la probabilidad de recibir atención sanitaria para condiciones altamente efectivas, se afectaba gravemente en el caso de niños de familias pobres.
Teniendo en cuenta una utilización del 100% en el caso de no existir copago:
Para un niño de familia pobre, el copago disminuía en un 56% la posibilidad de que fuera atendido, en el caso de un adulto era del 59%.

4. El impacto sobre la mortalidad parece que no tenía diferencias en relación al copago o la gratuidad. Pero es más que interesante uno de los argumentos de los autores en este punto: Se evitaban efectos iatrogénicos por utilizaciones inadecuadas de los servicios sanitarios.


5. Evidenciaba que el copago no discriminaba consumo banal o de baja efectividad y consumo altamente efectivo. Y también que la elasticidad dependía más de las decisiones del paciente que de las decisiones médicas.

"Hay que decir también que en el estudio de la RAND, las cuotas mensuales del seguro sanitario eran más baratas en el caso del copago, cosa que previsiblemente no se producirá en el caso de la decisión de copago en nuestro Estado o Comunidad Autónoma"

2 comentarios:

  1. Buenos argumentos desde la economía... pero ¿quién se creyó que el copago iba realmente encaminado a solventar un problema de financiación? Introducir desigualdades es una buena manera de minar el sistema público. Buen trabajo, y un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Necesito argumentos como los aportados por ti, lejos de banderías ideológicas, solo argumentos reales de interés común.
    Estoy de acuerdo en que un copago reducirá la atención médica en los sectores más desfavorecidos actuando como una selección “natural” lo entre comillo como ironía para no llorar…
    Un saludo de Avalon

    ResponderEliminar