Páginas vistas en total

viernes, 23 de septiembre de 2011

ES QUE NO APRENDEMOS. LA PRIMERA CRISIS DE LA HISTORIA.



Hace ahora unos 10.000 años, se vivió la primera "recesión" de la historia, provocada al    parecer por el mismo tipo de pensamiento de las actuales:

A alguien se le ocurrió que en vez de ir por los bosques a recolectar bayas y frutos, podían provocar que un trozo de tierra los produjera y concentraron la producción de alimentos en una sola parcela. A eso lo denominaron “vaya usted a saber” pero ahora lo llamamos agricultura.

La producción rápida de productos, provocó que todos decidieran dedicarse “a eso” y abandonar la pesada búsqueda de recursos por los campos. Al parecer el sistema era mucho mejor ya que los esfuerzos para conseguir los alimentos eran mucho menores.

 Nadie salía a buscar los alimentos al bosque, era de imbéciles hacerlo, ya que los que no se movian de su pequeña parcela conseguían muchos más alimentos.

Un día se produjo una terrible tormenta que arrasó con todos los alimentos que se encontraban en las parcelas, cómo nunca habían pasado por una situación como esa, se inventaron una palabra para definirla: “CRISIS” y rápidamente culparon a los Dioses y a la Madre Naturaleza del suceso. Posiblemente debido al hecho de que si alguno de los provocadores de la “crisis” aceptaba su culpabilidad tenía muchos puntos de lo ajusticiaran inmediatamente En aquella época se ve que ya habían inventado los juicios rápidos tipo "el que la hace la paga" algo que actualmente está en completo desuso.

Consultaron rápidamente a los Dioses, ¿en qué os hemos ofendido? ¿qué podemos hacer para agradaros?. Cómo se ve que a los Dioses no les gusta que los culpen de algo que no han hecho, decidieron ofrecerles un sistema para la salida de la “crisis”, que aunque no funciona continuamos aplicando:

  1. No es culpa mía.
  2. No es mí problema.
  3. Ya os apañareis.
  4. (Y lo más importante) Ya que me pedís que lo arregle:Tenéis que sacrificar para mi solaz a unos cuantos inocentes.

También es mala suerte que en 10.000 años no hayamos encontrado una mejor fórmula para atajar las crisis que sacrificar a los inocentes. Quizás es que como nunca son unos inocentes los que provocan las crisis, estos nunca son sacrificados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario