Páginas vistas en total

jueves, 25 de agosto de 2011

¿ES ÚTIL EL CONTROL EMOCIONAL EN EL CONFLICTO?

Muchas veces cuando hablamos de controlar las emociones nos referimos a inhibirlas, posiblemente esta no sea la mejor solución, las emociones son una parte del todo y no es posible solucionar los conflictos cuando sólo solucionamos una parte, creo que así es prácticamente imposible llegar al win- win.

Por otra parte ¿Qué queremos decir cuando nos referimos a “tomar conciencia”. Si ligamos la toma de conciencia con el control de las emociones podríamos hablar de conciencia emocional. Ser conscientes tanto de nuestras emociones como las de los demás. Muchas veces la gente está enfadada, irritada, contenta, etc. y no tiene claros los motivos. También los malentendidos son motivo de emociones que alteran de forma intensa las posibilidades de llegar a una solución.

"El fragor de la batalla" situación clara de confrontación, utilización rápida del poder, no nos podemos desgastar y tenemos que conseguir una finalización rápida de la situación, parece clara la utilidad de la autoridad.

Sistemas de protección "burbuja", apartarse de la situación, tomar distancia para aumentar la inercia de nuestra actuación, cuando la gente se acelera muchas veces no piensa lo que dice y también dice más cosas de lo que quiere, si aprovechamos este tiempo para escuchar y pensar, podemos aprovecharnos de los errores que pueden cometer los demás.

Lo dicho me recuerda a una anécdota que contaba Tom Peters o Claus Möller, (no recuerdo quién de los dos), y que manifestaba que a veces que un solo dato puede conseguir que todo lo que pensamos se desmonte y nos lleve a pensar lo contrario. También de la importancia de conocer la situación emocional del otro para decidir cómo actuar.
  
La anécdota se basaba en el paradigma cambiante de Kuhn, y se hacía en primera persona, explicando una situación vivida:

"Me encontraba viajando en un tren cuando entró un señor de mediana edad con tres niños, los niños se estaban peleando entre ellos, se llamaban y se tiraban cosas. El señor que parecía el padre de los niños, tenía una actitud indiferente, estaba sentado con los ojos cerrados y no hacía nada para que los niños se comportaran. Yo me sentía muy incómodo y parecía que también se sentían incómodas las otras personas que viajaban en el vagón. Me dirigí a él y le dije si le parecía normal la actitud de sus hijos y que no pensara hacer nada para que se comportaran con un mínimo de educación. La respuesta de aquel señor fue:

-         Mire usted, acabamos de salir del Hospital, mi mujer y madre de estos niños acaba de morir y no sé ni que hacer ni que decirles, posiblemente ellos tampoco saben que hacer y cómo asumir esta situación. "

Como se puede entender la situación cambia rápidamente, los sentimientos de rabia se transforman con simpatía hacia este señor y el conflicto toma una solución totalmente inesperada.

“No hay que controlar las emociones, hay que comprenderlas. Tanto las nuestras como las de los DEMÁS”

1 comentario:

  1. Practico como medio de salud mental, la no contención de la prudencia… o de lo que los demás consideran correcto, de modo que de vez en cuando en el twitter doy rienda suelta a mi lengua y me comporto como un imbécil contestando a todos los que conozco y a los que no conozco y aportándoles mi opinión sobre sus temas…
    No les gusta, eso seguro, pero se tienen que aguantar lo mismo que yo me aguanto…
    Mi madre usaba el termino “la lengua de madera” para el efecto: http://tribunaavalon.blogspot.com/2010/08/la-lengua-de-madera.html
    Me siento bien cuando la saco y luego la lanzo al fuego.

    ResponderEliminar